hipertensión arterial

Hipertensión arterial, la enemiga silenciosa

Seguramente has oído la expresión hipertensión arterial, la enemiga silenciosa, pero ¿sabes que significa, por qué la llaman de esa manera? Muy sencillo, porque, aunque las personas puedan ser hipertensas durante años, no manifiestan síntomas. Situación que los pone en grave riesgo de presentar graves problemas de salud cuando menos lo esperan.

Para aclarar dudas, en este post trataremos acerca de los aspectos más significativos sobre la hipertensión arterial, para que aprendas a reconocer esta enfermedad y junto a tu médico actúes oportunamente para controlarla.

Hipertensión Arterial

¿Qué es la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial hace referencia a un término utilizado para identificar la presión arterial alta. Siendo la presión arterial la tensión arterial identificada como la intensidad de la fuerza que se ejerce sobre las paredes arteriales, al momento que el corazón realiza su función de bombeo sanguíneo. 

Si las arterias están estrechas el volumen de sangre bombeada, genera valores tensionales altos, que causan serias consecuencias, que incluyen enfermedades cardíacas, evento cerebrovascular, problemas renales, glaucoma, muerte repentina, entre otros. 

hipertensión arterial

Para realizar la lectura de la presión arterial, establecida en unidades de milímetros de mercurio (mmHg), se presentan dos valores: 

  • Superior o presión arterial sistólica: identifica la presión en las arterias al latir el corazón.
  • Inferior o presión arterial diastólica: relacionada con la presión en las arterias entre latidos. 

Valores de tensión arterial

En personas que no están bajo tratamiento, se establecen generalmente los siguientes valores tensionales, los cuales deben ser leídos de manera independiente, pues uno o ambos pueden presentar valores altos:  

hipertensión arterial
  • Presión arterial menor a 120/80mmHg: se considera normal.
  • Cuando uno o ambos valores son mayores a 130/80mmHG: se considera presión arterial alta, es decir hipertensión.
  • Cuando el valor superior de la presión arterial se ubica entre 120 y 130 mmHg, mientras el valor inferior está por debajo de 80MMhg: se considera presión arterial elevada. 

De lo cual se derivan las siguientes alternativas de diagnóstico: 

Si la presión arterial está por encima de 130/80mmHg, pero por debajo de 140/90mmHg, se considera como etapa 1 de hipertensión arterial. Caso en el cual su médico podría recomendar comenzar tratamiento. 

Mientras que, si la presión arterial se ubica sobre los 140/90 mmHg, se identifica como etapa 2 de hipertensión arterial, por lo cual se médico iniciará tratamiento acompañado de cambios en el estilo de vida. 

Hipertensión Arterial

Exámenes y pruebas para detectar hipertensión arterial

El diagnóstico precoz de hipertensión arterial, es importante para evitar otras patologías. Como recomendación general todas las personas mayores de 18 años deben tomarse la tensión arterial de manera frecuente, especialmente si pertenecen a la población de riesgo. 

Al acudir a consulta, el médico realizará una medición y toma de valores de tensión arterial, para lo cual deberá estar relajado, para evitar falsos positivos, en cuyo caso se recomendará llevar un control periódico por determinado tiempo.  

hipertensión arterial

Igualmente, se le realizará un examen físico, para descartar problemas de corazón, daño ocular y otros síntomas de enfermedad. Paralelamente se indicarán exámenes de laboratorio, sangre, metabólicas y de orina, para identificar entre otros altos niveles de colesterol en sangre, lesiones renales o hepáticas. En algunos casos se podrá indicar estudios complementarios como ecocardiogramas, electrocardiogramas o pruebas de esfuerzo, para descartar daños cardiopáticos.

Causas de la hipertensión arterial

En algunos pacientes, la hipertensión arterial se deriva de otras patologías, mientras en otros es considerada hipertensión esencial, es decir de causa desconocida. 

No obstante, existen ciertos factores que predisponen valores de tensión alta: 

  • Proporción corporal de sal y agua.
  • Niveles y funcionamiento hormonal.
  • Embarazo.
  • Medicamentos. 
  • Condición renal, arterial o del sistema nervioso central.
hipertensión arterial

Mientras que el riesgo de presentar hipertensión arterial aumenta en ciertos grupos de personas: 

  • Obesas
  • Bebedor de alcohol o fumador frecuente.
  • De raza negra.
  • Estresadas. o sometidas a estrés.
  • Con diabetes.
  • Sedentarias.
  • Antecedentes familiares de hipertensión arterial.

Otro de los factores desencadenantes, aunque no excluyente, es la edad. Al envejecer existen mayores probabilidades de hipertensión, ya que las arterias se tornan rígidas, causando incremento de los valores de tensión arterial.

Hipertensión Arterial

Sintomatología de la hipertensión arterial

Como mencionamos al inicio, en la mayoría de las personas hipertensas o pacientes no se presentan síntomas, aun cuando sus valores de presión arterial sean peligrosamente altos y tengan patología.  Siendo detectada cuando acuden al médico por alguna otra causa, aunque quizás relacionada. 

No obstante, al presentarse episodios de hipertensión arterial severa, el paciente presenta los siguientes síntomas: 

  • Visión borrosa.
  • Dificultad respiratoria.
  • Fuerte dolor de cabeza.
  • Confusión espacial y temporal.
  • Sangrado por la nariz. 
  • Vómitos o náuseas.

De presentarse alguno o varios de estos síntomas, se debe acudir de inmediato al centro de salud e iniciar el tratamiento adecuado, para evitar daños permanentes, en muchos casos limitantes, o hasta la muerte. 

Hipertensión Arterial

¿Cómo prevenir la hipertensión arterial?

Afortunadamente existen una serie de recomendaciones para tratar de evitar la hipertensión arterial, las cuales debes poner en práctica especialmente si estás cerca a los 40 años:

  • Actividad física individualizada, constante y moderada. 
  • Consumir una dieta rica en verduras, frutas, frutos secos y legumbres, carnes blancas y baja en sal. 
  • Controlar el consumo de bebidas alcohólicas, recomendándose una copa de vino diaria. 
  • Eliminar el cigarrillo, los refrescos y las bebidas energéticas. 
  • Disminuir el consumo de café. 

Con estas sencillas medidas preventivas se controlarán los valores de tensión arterial, así como la incidencia de obesidad, diabetes o niveles altos de triglicéridos, factores que favorecen la aparición de la hipertensión arterial y el riesgo de accidentes cerebrovasculares. Siendo el mejor consejo que consultes con tu médico ante cualquier duda, evitando la automedicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba